Wednesday, December 15, 2010

Malditos

son los huesos cuando dejan la carne
y van caminando por su cuenta
charco, yo soy
la mazamorra sabor a sangre y tejido

en la esquina superior de mi ojo flotante, los veo:
huesos, mis huesos garitos
saltando por el cuarto
¡se están robando mi día!
mientras vagan mis huesos hacia la ciudad

menuda, queda de mí pura menundecia
aguadito peruano rico en leucocitos
sopa visceral aderezada con quejas,
inundando la casa hasta los límites de la inconsciencia
coagulando en una mancha oscura sobre la cama













Imagen ©Mark Eirhart

2 comments:

Ariadna Cornik said...

Tú si que sabes hacer de lo cotidiano y hasta sin importancia, algo tan magnífico.

Lysiz said...

Gracias, le acabas de poner tacones a mi ego.