Tuesday, February 08, 2011

Hay un río dorado















Oro, oro, de tu boca
fluyendo libre a tu salvaje
melena, enredo centelleante.
Irradiante es tu halo,
excitante, cascada en llamas;
a tu hoguera soy insecto.

Mi cuerpo reduzco para ocupar
tus pechos, lecho glorioso.

Has tragado la luz
y llenado tus ojos.
Estoy ciega. Todo es silencio,
la oscuridad engordando... mas
¡el golpe!

Hablas ahora.
Me ha dado, tu voz disparando a través
y me duelo ¡tan hermoso dolor!
tan brillantes tus flechas.

La luz que has comido
me baña, oro ¡oro puro!
siempre goteando de tus palabras,
el mundo te pertenece al hablar,

y yo, tu esclava,
guío la caravana de adoración.

No comments: