Saturday, March 26, 2011

me mordía
y mordía
y mordía
mi labio de hule
respondiendo
con sangre: splash
en tu camisa
sudada de palabrotas
y era tan hermoso
asentir
que te ibas,
francamente
libre
mi boca magullada

1 comment:

Javier Herque said...

La textura, amarga, de los labios no impide esbozar a través de las palabras una
sensación de alivio ante esa despedida.

Beso.